El Alcaraván, uno de los hoteles más representativos del departamento del Meta, finalizó su proyecto de remodelación del área habitacional, proceso que implicó varios meses de trabajo.

El propósito de esta apuesta por una mejor infraestructura es acoger a un mayor número de huéspedes garantizando su comodidad y disfrute. En este sentido, el hotel amplió en un 12 % su capacidad instalada, para alojar hasta 252 huéspedes de manera simultánea.

Dentro de los cambios realizados se destacan los refuerzos estructurales bajo regulaciones antisísmicas para ofrecer mayor seguridad a los huéspedes; las fachadas con vidrio que permiten el ingreso de luz natural, lo cual se traduce en ahorro de energía permanente; y un diseño arquitectónico moderno, que incorpora la calidez de la madera y la elegancia de los acabados cerámicos, para lograr una atmósfera actual y acogedora.

“Garantizar la seguridad y el confort de nuestros visitantes no es un tema menor. Por eso decidimos actualizar nuestra zona habitacional tomando como referencia tendencias vanguardistas que además de conjugar con el entorno llanero, nos permiten hacer un uso más eficiente de la energía y el recurso hídrico”.

Señala Alexandra Salguero, gerente del hotel El Alcaraván de Colsubsidio.

Salguero también sostuvo que los clientes habituales han celebrado la evolución del hotel, destacando especialmente la mayor comodidad y frescura de los dormitorios.

Además de las 63 habitaciones existentes, El Alcaraván pone a disposición de sus visitantes tres salones de eventos con capacidad para 120 personas y múltiples opciones de entretenimiento, entre las que destacan sus servicios de turismo en la región.

Share This